El dulce de leche argentino que llega a Japón, pero tiene problemas en Brasil

Brasil pone trabas para el ingreso de dulce de leche argentino
Brasil pone trabas para el ingreso de dulce de leche argentino Fuente: Archivo
Mariana Reinke
(0)
2 de febrero de 2019  • 10:00

Mientras los japoneses festejan la llegada de uno de los dulce de leche más reconocidos de la Argentina, cientos de brasileños se quedan con las ganas de degustarlo.

A través de su cuenta personal, Mauricio Macri celebró la llegada del dulce de leche San Ignacio a Japón y compartió un tuit que muestra el producto en las góndolas japonesas.

Sin embargo, en estas latitudes, el viernes pasado, un camión con un embarque con 20 toneladas de dulce de leche de la firma se disponía a cruzar la frontera en Sao Borja, Brasil, pero un control de la autoridad sanitaria brasileña le impidió seguir su ruta hacia San Pablo , debiendo la empresa dejar la mercadería en el playón de la aduana a la espera de una solución.

La firma revive una situación ocurrida un año y medio atrás cuando en un control, el servicio sanitario de ese país paró un cargamento al encontrar en una muestra que tomó hongos que, según la autoridad brasilera, estaban fuera de los códigos alimentarios del Mercosur.

Para Alejandro Bertin, directivo de la compañía, se debe a la falta de comunicación entre los organismos gubernamentales de ambos países, que no resuelven los problemas. "Esto viene de enero del año pasado, cuando recibimos la notificación formal y automáticamente pedimos a distintos organismos nacionales que intervengan de manera activa para darle una salida", contó a LA NACION.

Según Bertín, los inconvenientes con Brasil comenzaron hace dos años cuando el país vecino comenzó a tomar medidas paraarancelarias con un tinte político. "Todo comenzó cuando a Brasil le empezaron a cerrar fronteras y su gobierno asumió políticas espejo y se puso a controlar de forma exhaustiva a los países, entre los cuales estaba Argentina", dijo.

En este sentido, Pablo Villano, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel) señaló que de un control laxo, el servicio sanitario brasileño pasó a ser más puntilloso. "El proteccionismo de los países cada vez se hace más evidente y Brasil no es un caso aparte", dijo.

Tiempo después se produjo un segundo evento. El servicio sanitario tomó nuevamente muestras de dulce de leche, cuya control fisicoquímico dio bajo en proteínas, por lo que la compañía entró en un régimen (RAI) de control permanente, donde cada camión es inspeccionado en su totalidad. "Con esta situación muchos clientes brasileños dejaron de comprarnos y se perdieron muchas ventas", remarcó Bertín.

Según fuentes de la cartera de Producción a cargo de Dante Sica , Brasil es muy proteccionista y pone obstáculos a todas las negociaciones, no solo al dulce de leche San Ignacio, sino en casi todos los òrdenes: productos alimenticios, frutas, granos, autopartes. "Según el paso por el que cruzás la mercadería te sacan un formulario que no estaba en el protocolo acordado y, si no lo tenés no pasás", explicaron. Agregaron: "Es tan serio el tema que el Ministerio de Producción, del cual depende la Secretaría de Agroindustria y el Senasa, creó un área especial para tratarlo", dijeron.

Para el directivo de San Ignacio el problema con el país vecino es hoy. " Ayer, seis días después, el cargamento fue liberado", contó Bertín aliviado.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.