La Bolsa, ya al nivel de la última corrida