La calidad determinó los precios