Confesionario técnico. La clave, compartir los objetivos