En el sector agropecuario. La hacienda, cuesta abajo