Opinión. La inflación, implacable como la marea