La ley de extranjerización de tierras frena la forestación

Lucio Aspiazu
(0)
14 de abril de 2012  

El Estado nacional, que hace más de 20 años viene invirtiendo miles de millones de pesos en planes subsidiados para la forestación, es el mismo que no tiene en cuenta a este sector en la reciente aprobación de la ley que limita la propiedad de tierras a manos de extranjeros.

No podemos dejar de reconocer la importancia y el gran potencial del sector forestal en la Argentina. Sabemos que la agricultura recupera su inversión dentro del año, que la ganadería lo hace entre los cuatro y cinco años, y la forestación entre 15 y 20 años.

El país tiene alrededor de 1.200.000 hectáreas cultivadas de pinos, eucaliptos, sauces, álamos, paraísos, entre otros. Las ventajas comparativas de la Argentina a nivel mundial residen en que el crecimiento medido en metros cúbicos hectárea/año es entre cuatro y siete veces superior al de países representativos como Estados Unidos, Canadá, Finlandia y Rusia. La Mesopotamia tiene el 80 por ciento de esas especies cultivadas, y Corrientes el 50 por ciento.

Corrientes, mi provincia, cuenta con más de 500.000 hectáreas forestadas y gracias a estas hectáreas a partir de 2015 estaría en condiciones de abastecer al equivalente a tres Botnias. Por otro lado, cada fabrica nueva que allí se instale requiere de una inversión de al menos 2500 millones de dólares, y daría trabajo directo a 2500 personas e indirecto a otras 20.000, generando a su vez 90 MW de electricidad para uso de la provincia. Teniendo en cuenta a magnitud de las inversiones ya hechas por los productores, y lo que cada fábrica nueva significaría para la economía provincial, no es descabellado imaginar a la forestación como la futura actividad principal de la provincia si la dejan desarrollarse libremente. Vale recordar que Corrientes aún tiene potencial para duplicar su superficie forestada, llegando a 1 millón de hectáreas silvo pastoriles. No podemos negarnos a tal magnitud de inversiones

Hoy existen técnicas que superan ampliamente los estándares ambientales exigidos, como por ejemplo en Quebec, Canadá, donde una de las tantas fábricas existentes se encuentra a 2500 metros ciudad y sin producir contaminación alguna.

Por lo tanto, la visión está, pero falta definir una misión para que los correntinos podamos desarrollarnos. Por todo esto, es que espero que las autoridades nacionales tengan la visión y dejen cumplir la misión, caso contrario nuevamente veremos salir de nuestra provincia madera en bruto sin darle el valor agregado que tanto pregona la Presidenta, teniendo en cuenta que actualmente se están importando 600 millones de dólares en papel y la proyección al 2020 es de 2400 millones si no se realizan las inversiones.

El día de tratamiento del proyecto de ley de tierras en el recinto de diputados, en total soledad, me opuse argumentando que no se había considerado al sector forestal y como Corrientes existen varias provincias en el NOA y NEA esperando que se faciliten las cosas para poder concretar las inversiones que tienen un alto impacto social.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.