La producción porcina busca nuevos horizontes

El sector puede recuperarse; reclaman decisiones políticas
(0)
28 de octubre de 2000  

Los indicadores económicos del sector porcino son elocuentes. La crisis que atraviesa la producción no encontró alivio ni siquiera con el aumento del arancel extra Mercosur de importaciones de esos productos, que a comienzos de este mes fue elevado al 35 por ciento.

A pesar de que esa fue la mejor noticia que recibieron los productores en muchos meses, se teme que su vigencia concluya a fin de año y así el impacto positivo sería muy leve para el sector. La resolución de Economía no es clara en ese sentido. La producción cree que a fin de año ese índice que se fijó en el 35 por ciento bajará al 10 por ciento.

Indicadores preocupantes

Los datos más reveladores de la debacle del negocio de los porcinos, en una comparación de las cifras de 1990 contra las de 1999, son los siguientes:

  • Mientras la existencia de cabezas bajó de 2,7 millones de cabezas a 2,6 millones, la faena aumentó de 1,68 millón a 2,48 millones.
  • Las importaciones crecieron de casi 2000 toneladas a las 66.421 toneladas del año último. Las exportaciones, en tanto, se mantuvieron en los mismos valores de volumen.
  • El precio del kilo vivo, en 1990, estaba en 0,95 peso. El promedio del año anterior bajó a $ 0,79.
  • El consumo, si bien aumentó de 153.631 toneladas por año a 284.320, registra un muy bajo índice per cápita: 1 kilo por año.
  • ¿Cómo se sale de esta situación?

    Para Juan Uccelli, gerente de la Asociación Argentina Productores de Porcinos (AAPP), la respuesta es positiva, sólo faltan hilvanar medidas políticas y alentar el consumo local para lograr el crecimiento.

    "Si obtenemos las disposiciones que necesitamos, en dos años podemos duplicar la producción y autoabastecernos. Eso significa, entre otras cosas, generar 4600 puestos de trabajo y evitar que el país gaste 120 millones de dólares por año en importaciones, entre otros beneficios", explicó el dirigente.

    En cambio, dice que si se sigue a este ritmo, "va a llegar el momento en que desaparecerá la producción local o lo que quede estará en muy poquitas manos".

    En el paquete de medidas que reclama la producción hay dos claves: "Que se extienda más allá de fin de año la resolución que fijó un arancel extra Mercosur del 35 por ciento para las carnes frescas y congeladas porcinas y que se dé apoyo a un proyecto de ley de promoción que ya se está trabajando en el Congreso", agregó el dirigente.

    El costo en la góndola

    Si bien estas dos iniciativas no resuelven todo el problema del sector, sí lo vigoriza. "La única manera de frenar la importación de productos subsidiados de Dinamarca, Estados Unidos o Canadá es con ese arancel y la ley de promoción nos permitirá difundir con mayor intensidad las bondades del porcino como alimento y así será mucho más fácil salir de la crisis. Se puede aumentar muchísimo el consumo interno", afirmó Uccelli.

    Una de las mayores preocupaciones de la producción en el mercado interno es el precio de góndola. "Tenemos uno de los menores costos de producción entre las carnes y el valor en los centro de comercialización es de los más altos. ¿Cómo se explica esto? Alguien se queda con la diferencia. Por cada peso del valor de un corte de carne de cerdo, 18 centavos van al productor, 22 centavos a la industria y el resto a la comercialización", planteó el dirigente.

    Promoción

    Respecto de la ley de promoción, que tiene entusiasmado a Uccelli, el dirigente señaló que ya se está redactando y la impulsaría el diputado Humberto Volando (Frepaso-Córdoba), también promotor del proyecto de ley de lechería.

    "Hay acuerdo en toda la cadena del sector. Podemos llegar a encontrar alguna pequeña oposición en los importadores, que también harían un aporte económico, pero creemos que finalmente aceptarán que es un proyecto para beneficiar a todos", señaló Uccelli.

    A diferencia de las leyes de promoción de lácteo o carne, el dirigente sostuvo que el sector porcino apunta a crear sólo un fondo para dedicárselo prácticamente en forma íntegra a la divulgación de las bondades de la carne porcina en el mercado interno.

    Y Brasil, ¿cómo juega en este negocio? La puja de intereses entre la Argentina y su principal socio del Mercosur por el negocio porcino parece encontrar un respiro ahora.

    "Queremos llegar a un entendimiento con Brasil y no creo que sea un problema. Ellos acaban de firmar un convenio con Rusia para exportar carne de cerdo y eso hará que no tengan tanto stock para enviar a nuestro país. De todas maneras queremos las mismas condiciones que en Brasil para generar competitividad", apuntó Uccelli.

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.