El abrojo. La sanidad es inevitable