Opinión. Las asimetrías del inmobiliario rural