Las elevadas expectativas de los vendedores prolongaron la calma en el mercado argentino de soja