Comercio exterior: un cliente que hace agua. Los aceiteros, preocupados por China