Los caminos de la eficiencia ganadera

Aníbal Pordomingo (INTA Anguil) aconsejó la optimización de los recursos en sistemas pastoriles y a corral
(0)
6 de abril de 2013  

Más allá del modelo productivo elegido, para que la ganadería mejore cuantitativa y cualitativamente "es necesario aumentar la eficiencia de los recursos utilizados", dijo Aníbal Pordomingo, técnico del INTA Anguil, durante una jornada de actualización ganadera organizada por los CREA del Sudoeste.

Recordó Pordomingo que durante 50 años se han estado midiendo los aumentos de peso en pastoreo, los cuales nunca superaron los 500-600 gramos por animal y por día. "Sin embargo, hay productores que llegan a 700-800 gramos por día", apuntó ¿Por qué estamos tan lejos de lo posible?", se preguntó.

Puede haber muchas razones: "A menudo se castiga a los sistemas pastoriles, pero habría que revisar si realmente se trabaja con diseños ganaderos eficientes", reflexionó.

"Tendríamos que estar por encima de los 700 gramos por día en pastoreo", insistió y agregó que si bien se puede discutir cómo hacerlo, cree que a los forrajes se les puede exigirles mucho más de lo que se le pide hoy. Aseguró que más allá de los granos "se puede intensificar manejando mejor el pasto para obtener mejores ganancias de peso".

Dentro de este escenario, Pordomingo dijo que a la producción a pasto se le fue sumando paulatinamente la terminación a corral, "sobre todo en aquellas zonas que debieron abandonar los verdeos de invierno para mejorar el rendimiento de la soja o del maíz".

El técnico añadió que también aparecieron las recrías a corral combinadas con la terminación en buenas pasturas de primavera. "Es una alternativa interesante, que en algunas zonas se instaló, pero que no se generaliza justamente porque estos lotes tienen aptitud agrícola."

Sostuvo que "con los números de fines de 2012, este modelo es muy eficiente y competitivo (si no se lo compara con las sojas de alto rendimiento), ya que no encarece sustancialmente a la ganadería". Es más, Pordomingo indicó que "la etapa de engorde sobre muy buenas pasturas abarata el kilo de carne y brinda estabilidad al sistema".

Reveló que "algo que también se está haciendo es que los terneros ingresen por corrales de recría para ser terminados en corrales". No obstante, opinó que este camino "es bastante costoso y complicado cuando los precios de los granos suben".

Cómo recriar

"Hace siete u ocho años discutíamos cómo engordar a corral, cómo hacer la dieta, si había que incluir maíz entero o molido. Hoy seguimos debatiendo lo mismo, pero le agregamos un problema más, que es dónde y cómo hacer la recría", comentó Pordomingo.

Describió que "prácticamente no hay campos naturales para recriar terneros en forma barata. Cuando se trasladó el ternero hacia el Oeste o hacia zonas marginales para recriarlo y traerlo después del año, se obtuvieron resultados bastante malos y costosos, ya que esos campos naturales estaban por lo general bastante castigados por las sequías de las últimas campañas".

En definitiva, visualizó para la Argentina un escenario en el que coexistirán diversos sistemas de recría. "No tenemos una ganadería que vaya en una única dirección, sino modelos con diferentes características: la recría en rastrojos, que prácticamente se fue retirando para mantener la cobertura de residuos; la recría sobre verdeos, que es cada vez menos frecuente, pero cuyas terminaciones siguen desarrollándose en pasturas o verdeos de verano, y un grupo fuerte, dependiendo de la época del año, en el corral."

Suplementación

Pordomingo dijo que el otoño es un mes clave para provocar un impacto cuando se utilizan suplementos estratégicamente en zonas húmedas. Sostuvo que hay muchos ejemplos en que los animales mejoraron sustancialmente el engorde al complementar o reemplazar el pasto aguachento por granos.

En cuanto a los granos por utilizar, el técnico dijo que tanto en suplementación como en corral se debería tratar de utilizar el maíz dentado grande. "Los granos muy chicos sólo pueden ofrecerse molidos. Es decir, no hay que quebrarlos sólo en tres o cuatro pedacitos, hay que tratar de aplastar y laminar el grano", explicó.

En el caso del sorgo, a diferencia del maíz, "no queda más remedio que procesarlo bien, ya que ni siquiera los granos húmedos enteros se degradan rápidamente", señaló Pordomingo.

Asimismo, señaló que la cebada es un grano excelente que está avanzando muchísimo en los corrales. "Se la puede utilizar entera, sobre todo en las primeras etapas de la suplementación. Incluso, sugiero utilizarla entera en el primer mes y después pasar a cebada aplastada o quebrada", explicó el técnico del INTA.

Otros granos como trigo, triticale y centeno también deberían ser procesados. "Con este tipo de granos conviene hacer una mezcla en la cual su participación no supere el tercio de la dieta", concluyó Pordomingo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.