Los contratos deben adaptarse al mercado