Rincón gaucho. Los detractores del mate