Por qué los hogares argentinos son los que más gastan en alimentos en la región

La devaluación del último año redujo el gasto en alimentos considerablemente, alcanzando para 2018 US$1985
La devaluación del último año redujo el gasto en alimentos considerablemente, alcanzando para 2018 US$1985 Fuente: Archivo
Joaquín Pérez Martín
(0)
25 de marzo de 2019  • 08:30

El gasto hogareño en alimentos es un indicador que permite entender cuestiones de la oferta, es decir, la capacidad y la eficiencia de la producción, distribución y comercialización de productos alimenticios, y de la demanda, como los niveles de ingresos y la capacidad de compra de cada hogar.

En general, los países de altos ingresos tienen mayores gastos en alimentos, aunque el peso de estas compras en el total gastado por cada familia tiene una baja participación, es decir, no es el principal gasto de un hogar.

La Argentina es uno de los países donde esta relación entre nivel de ingreso, gasto en alimentos y peso de éste en el gasto total pierde cierta razonabilidad, de acuerdo a los datos que publica el Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de EE.UU. (ERS-USDA), y vale la pena indagar sobre los posibles motivos que llevan a esto, especialmente dado el potencial que tiene la agroindustria argentina.

La información disponible incluye a 86 países en los cinco continentes y de la misma se desprende que en el promedio 2012-2016, el período que por ahora está disponible, la Argentina tiene un gasto en alimentos en el hogar que alcanzó los US$2500 per cápita por año, lo que representa 28% del gasto total.

Este nivel de gasto desentona en el contexto global, regional y entre los países que tienen niveles de gastos en alimentos semejantes, tanto en valores absolutos como relativos al gasto total, como se puede ver en el gráfico a continuación.

El gasto en alimentos por países
El gasto en alimentos por países

Es decir, la Argentina presenta un mayor gasto en alimentos que Uruguay, Chile y Brasil, por ejemplo, y lo mismo sucede para el resto de los países de la región. Por otra parte, si se lo compara con otros países que tienen gastos absolutos semejantes, como Austria, EE.UU., Alemania o Francia, el peso que tiene el gasto en alimentos sobre el total en estos países, ronda entre 7% y el 13%, más de la mitad del peso que tiene en nuestro país.

Por último, si se toma como referencia aquellos países que el gasto en alimentos tiene un peso relativo semejante, como Rusia o Tailandia, el gasto en alimentos que estos países presentan en términos absolutos son sustancialmente menores.

En el lapso 2012-2018 la Argentina alcanzó un gasto en alimentos promedio de US$2422, con el piso de 2018 y un valor máximo en 2015 de US$2671
En el lapso 2012-2018 la Argentina alcanzó un gasto en alimentos promedio de US$2422, con el piso de 2018 y un valor máximo en 2015 de US$2671 Fuente: Reuters

Devaluación

Por supuesto que la devaluación del último año redujo el gasto en alimentos considerablemente, alcanzando para 2018 US$1985, el monto más bajo si se toma como punto de partida la serie que publica el USDA.

Sin embargo, dada la caída de los ingresos en dólares, la participación de este ítem en el total gastado aumentó a 29%. De esta forma, en el lapso 2012-2018 la Argentina alcanzó un gasto en alimentos promedio de US$2422, con el piso de 2018 y un valor máximo en 2015 de US$ 2671. Habrá que ver cómo evolucionan estos indicadores en 2019.

Es igual de relevante la distribución de este gasto promedio según los niveles de ingresos de la población, en este caso en función de la ENGHo 2012/13 de INDEC, que da cuenta que para el 10% de la población de menores ingresos las compras de alimentos representan el 44% del gasto total. Mientras que, en el extremo opuesto, el 10% de la población de mayores ingresos destina a la alimentación en el hogar sólo el 18%.

En definitiva, pareciera ser que, por los indicadores presentados, el sistema de distribución y comercialización interno de alimentos tiene un amplio margen para mejorar sus niveles de eficiencia o productividad.

¿Cuáles podrían ser los elementos que traccionan a nuestro país a este preocupante escenario? Descontando el potencial que tiene la agroindustria a nivel nacional, que ocupa el tercer lugar de mayor importancia en las exportaciones globales, seguramente haya respuestas para esta situación tanto a nivel regional como sectorial, como elementos en lo comercial o logístico extra tranqueras, entre otros, que en su conjunto terminan ampliando la brecha de precios entre productores y consumidores.

La Argentina presenta un mayor gasto en alimentos que Uruguay, Chile y Brasil, por ejemplo, y lo mismo sucede para el resto de los países de la región
La Argentina presenta un mayor gasto en alimentos que Uruguay, Chile y Brasil, por ejemplo, y lo mismo sucede para el resto de los países de la región Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci

Para empezar a diagramar una posible respuesta se pueden presentar brevemente cuatro posibles elementos que contribuyen sustancialmente al gasto de alimentos. La principal región de nuestro país en términos de consumo, el principal sector, el principal canal de comercialización y el sector que más pérdidas de producción presenta a lo largo de la cadena.

En principio, el Área Metropolitana de Buenos Aires, principal centro en consumo, concentra el 40% del gasto nacional en alimentos. Vale la pena apuntar a entender las implicancias logísticas que tiene tanto la gran extensión de la mancha urbana como los niveles de congestión en el tránsito y de la misma forma, los niveles de competitividad y eficiencia de los sistemas de comercialización.

El sector cárnico, vacuno principalmente, concentra 31% del gasto hogareño en alimentos, sin dudas este nivel de gasto se relaciona con los niveles de consumo que presenta nuestro país, pero sería razonable analizar cuáles son los niveles de eficiencia en términos logísticos y comerciales de seguir moviendo medias reses, cortes, grasa y huesos por las ciudades.

Las cadenas de supermercados, el actor central de la comercialización de alimentos, concentran el 44% del mercado hogareño de alimentos, principal canal comercial de los sectores lácteos, bebidas y almacén. De gran poder de negociación y distorsión de precios tanto con sus proveedores como con los consumidores y que impone prácticas comerciales abusivas a sus proveedores limitando la competencia. Por último, el olvidado sector frutihortícola, que dados los niveles de productividad y eficiencia que tiene el actual modelo logístico y comercial mayorista - minorista, un tercio de lo producido se está perdiendo en el camino y, sin dudas, lo estamos pagando entre todos.

El autor es docente e investigador de la Cátedra de Sistemas Agroalimentarios (Facultad de Agronomía-Universidad de Buenos Aires) y Becario Fulbright/Investigador visitante 2018/2019 del Programa Especial de Estudios Urbanos y Regionales-SPURS (Departamento de Estudios Urbanos y Planificación - Instituto de Tecnología de Massachusetts-MIT

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.