Los precios al productor dispararon la crisis en el sector de la yerba