Los precios del trigo argentino cerraron con mayoría de bajas

Por tonelada disponible del cereal la exportación redujo su oferta de 170 a 165 dólares por tonelada; en el Matba la posición julio retrocedió de 188,50 a 184,90 dólares
Por tonelada disponible del cereal la exportación redujo su oferta de 170 a 165 dólares por tonelada; en el Matba la posición julio retrocedió de 188,50 a 184,90 dólares Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
20 de marzo de 2019  • 01:58

La jornada en la que Brasil le concedió a los Estados Unidos un cupo anual de 750.000 toneladas para colocar trigo estadounidense en puertos brasileños con tasa cero cerró con mayoría de bajas para los precios del grano fino el mercado local. Y si bien esas pérdidas estuvieron más relacionadas con factores domésticos, dieron marco a la preocupación que genera el paso dado por el principal socio argentino en el Mercosur, al "tocar" el Arancel Externo Común (AEC) del 10 por ciento.

Por tonelada de trigo disponible para las terminales del Gran Rosario los exportadores ofrecieron 165 dólares por tonelada, US$5 menos que anteayer. La misma quita se registró en Bahía Blanca, donde el valor del cereal pasó de 175 a 170 dólares. En Necochea el cereal se mantuvo estable, en 170 dólares.

El trigo de la próxima cosecha, para las entregas desde diciembre sobre el Gran Rosario, terminó la jornada sin cambios, en 155 dólares por tonelada, lejos del interés de los vendedores.

Las pizarras del Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) reflejaron pérdidas de US$3,60 y de 1,50 sobre los contratos julio y enero del trigo, cuyos ajustes fueron de 184,90 y de 169,50 dólares por tonelada. Un año atrás, sin derechos de exportación y con un contexto global de menor abundancia de trigo que la prevista para los próximos meses en el hemisferio norte, estas posiciones se cotizaban a 207,50 y a 191 dólares por tonelada, es decir, un 10,9 y un 11,3% por encima de los valores actuales.

Según el informe semanal de compras y embarques de la Dirección de Planeamiento y Análisis de Mercado, dependiente de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, al 13 del actual los exportadores compraron 10.560.700 toneladas de trigo 2018/2019, mientras que las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior sumaron 7.602.900 toneladas.

El jueves pasado, en su reporte sobre carga de buques programada, la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que durante el período que va del 13 de marzo al 4 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 102.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 57.000 toneladas; desde Necochea, 11.860 toneladas, y desde otros puertos, 70.000 toneladas.

Estas estadísticas, con una demanda abastecida y sin compromisos de embarques importantes en el corto plazo, son parte de la razón de la calma vista en el mercado local de trigo, donde los vendedores no quieren convalidar los precios actuales y donde los compradores no presionan para generar nuevas operaciones.

La capacidad de pago de la exportación de trigo fue calculada por la Secretaría de Agricultura de la Nación en 7714 pesos por tonelada. Ayer, el organismo relevó en 232 dólares por tonelada el valor FOB del trigo pan para los embarques marzo/abril desde puertos argentinos, contra los 224,10 dólares vigentes para el cereal despachado desde el Golfo de México.

Política comercial

En cuanto al acuerdo rubricado ayer por los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Estados Unidos, Donald Trump, las 750.000 toneladas de trigo no son en sí mismas el objeto de preocupación para el mercado argentino, sí lo es la confirmación de lo sostenido por el mandatario brasileño y por su entorno en las horas posteriores a su asunción, en cuanto a que el Mercosur no sería una prioridad para la nueva administración, sino el trato directo con potencias como EE.UU.

Vale tener en cuenta que la decisión de suprimir el AEC para el cupo otorgado a los vendedores estadounidenses no respondió a una necesidad excepcional, como ocurrió, por caso, durante el tiempo en que las exportaciones argentinas de trigo estuvieron restringidas por cuestiones políticas domésticas, sino a la decisión de ofrecer la medida como prenda de cambio en la negociación por la reapertura de Estados Unidos a la carne vacuna brasileña. Tampoco se otorgó por un plazo corto de tiempo, como supo ocurrir, sino que explícitamente se aclara que la cuota será anual. Lo que resta dilucidar es cuándo entrará en vigor.

Y si bien las distancias son más pronunciadas, y los fletes más onerosos, a partir de ayer también quedará latente la posibilidad de que Brasil busque una medida similar con Rusia, el principal exportador mundial de trigo, que durante la campaña 2019/2020 apunta a tener una cosecha de entre 78 y 80 millones de toneladas, que le posibilitaría exportar cerca de 40 millones de toneladas de trigo. Solo restará elegir el producto brasileño que se desee colocar en los puertos rusos para que se abran paso las negociaciones.

Ayer, las pizarras de las bolsas estadounidenses no reflejaron el acuerdo entre Bolsonaro y Trump, dado que el mismo se confirmó tras el cierre del mercado de granos. Tan es así que el valor del trigo casi no tuvo cambios: la posición mayo en Chicago y en Kansas resignó US$0,09 y 0,28, tras quedar con un ajuste de 167,74 y de 160,11 dólares por tonelada, respectivamente.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.