Opinión. Más fusiones en los mercados de futuros