Mejores perspectivas para la ganadería

Carlos Marín Moreno
(0)
26 de enero de 2002  

En estos días se está observando una reorientación de la cadena ganadera hacia la exportación como no se ha visto en mucho tiempo y esto se debe a la devaluación del peso combinada con la reapertura del mercado europeo.

"Esta devaluación es una de las más netas que se ha registrado durante los últimos treinta años en la Argentina, porque produciría un fuerte impacto en los ingresos sin incrementar de manera significativa los costos de producción y de industrialización de la carne", comentó el analista de mercados ganaderos Ignacio Iriarte.

"No se ha observado hasta ahora una suba en salarios, fletes ni combustibles y además habría una licuación en dólares de los gastos de estructura", añadió.

"La devaluación produjo una suba del 40 por ciento en el valor del cuero y esto mejorará los márgenes de rentabilidad de los frigoríficos, tanto los de consumo como los de exportación, y por extensión tendría que incrementar la seguridad de cobro en la cadena ganadera. Aunque el aumento del cuero por el momento no se trasladaría a los usuarios y matarifes", proyectó el analista.

"Próximamente se reabrirá una gran cantidad de plantas que estaban paradas. Nadie quiere quedarse fuera del negocio exportador porque, con una relación de cambio $ 1,40 por dólar, existen ya numerosos cortes y achuras que los paga mejor el mercado internacional que el local", apuntó.

Luego de Europa, debería reabrirse el mercado de Israel. Además, existe gran interés por comprar carne argentina en muchos países que solían ser abastecidos por la Unión Europea y que después del "mal de la vacas loca" no quieren saber nada con ese proveedor.

"Todos estos factores sumados hacen pensar que va a haber una suba del novillo pesado, que podría estar en el orden de los cinco a los diez centavos por kilo vivo respecto de los valores actuales, aunque afirmar esto aún es prematuro. Lo que sí está claro es que este año va a ser difícil abastecer la totalidad de la cuota Hilton por la falta de capacidad operativa y una cantidad insuficiente de novillos pesados", estimó Iriarte.

* * *

En estos últimos dos meses el consumo interno se está portando de una manera muy firme a causa de una oferta restringida por la incertidumbre que estamos viviendo. Pero Iriarte destacó que de ahora en más la exportación va a ser el factor más dinámico en la formación de los precios de la hacienda.

"Otra ventaja generada por la devaluación del peso es que la Argentina se ha vuelto muy competitiva respecto de Brasil en la exportación de carnes termoprocesadas (el único producto cárnico que los frigoríficos locales siguieron exportando en el último año); esto coincide además con una revaluación de la moneda brasileña", concluyó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?