Misteriosa muerte de 1500 cerdos en Santa Fe

La muerte de los animales habría sido por asfixia tras un supuesto error humano
La muerte de los animales habría sido por asfixia tras un supuesto error humano
José E. Bordón
(0)
31 de julio de 2018  • 22:10

SANTA FE. - Alrededor de 1500 cerdos de un criadero de Paraje Santa Ana, en el distrito rural de la ciudad de Avellaneda, a 322 kilómetros al norte de esta capital, murieron el fin de semana. Se trata de animales de la firma Cerdos Santa Ana SA, una empresa de la familia reconquistense González Davies, que posee criaderos de cerdos considerados de máxima categoría, que se conocen bajo el nombre de Tutto Porky´s.

Según trascendió, el hecho se habría originado como consecuencia de un error humano. Guillermo González Davies hijo, directivo de la firma, comentó que murieron "por error de un empleado que fue despedido". No brindó otras explicaciones.

Pudo saberse, no obstante, que los animales, de unos 100 kilos promedio, "estaban a 20 días de ir a faena.

Fuentes del Senasa dijeron a LA NACION que murieron 1500 animales. En el organismo descartaron cualquier enfermedad y apuntaron a un error humano. En rigor, habitualmente los animales están en un ambiente cerrado, con cortinas y ambientación de 26°C, todo controlado mediante computadora. No obstante, en algunos. En este caso habría existido un error que terminó provocando este masivo deceso.

Según diversos comentarios, el hecho ocurrió el domingo pasado cuando el encargado de las labores de mantenimiento del complejo no se encontraba (era su día franco) en las instalaciones. Y quien quedó a cargo "cometió un error", según los propietarios del establecimiento.

De acuerdo con el relato de González Davies hijo, los animales murieron porque quien quedó a cargo del cuidado del galpón donde se encontraban "debía levantar la palanca" que devuelve la energía para que retome el control computarizado de temperatura, "cosa que no hizo. Solo levantó las cortinas, pero no activó el control de temperatura, y los animales murieron asfixiados".

En este contexto, expertos contaron a LA NACION que en estos establecimientos "las cortinas se caen automáticamente cuando hay un corte de energía para permitir que ingrese aire del exterior. Si no se activan cuando se reanuda el servicio, no ingresa aire y, como ocurrió en este caso, los animales mueren por asfixia".

En el Senasa señalaron que se va a realizar una inspección al establecimiento y luego analizar qué hacer con el registro del establecimiento (Renspa).

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.