Mujeres de Tartagal, como en el Kibutz