Nicolás Ballestrero, de Agco, sobre el clima político: "Complica la decisión de inversión de las compañías"

Nicolás Ballestrero, gerente general de Agco Argentina
Nicolás Ballestrero, gerente general de Agco Argentina Crédito: Agco
Fernando Bertello
(0)
23 de abril de 2019  • 19:06

El contexto político, marcado por la incertidumbre en torno de las próximas elecciones presidenciales, "complica" las decisiones de las empresas globales de maquinaria agrícola de invertir más en la Argentina.

Así lo expresó en una entrevista con LA NACION Nicolás Ballestrero, gerente general de Agco Argentina SA. Se trata de una de las compañías multinacionales del sector que emplea unas 200 personas en el país y tiene su planta de producción y ensamble en General Rodríguez.

El año pasado, tras la fuerte sequía y el encarecimiento del crédito luego de la devaluación, el mercado interno de tractores y cosechadoras se derrumbó. En tractores se pasó de 7576 unidades en 2017 a 4692. Este segmento, con la venta de las firmas multinacionales, sin contar a la local Pauny, se achicó un 38%. En tanto, en cosechadoras bajó de 1404 a 743, un 47% menos. El año pasado, Agco tuvo cinco meses parada su planta. La previsión que hay para el mercado, según Ballestrero, es que este año sea "parecido" al pasado. La falta de crédito es un factor clave, según el ejecutivo. Y a esto se agrega lo político. Por otra parte, como elemento positivo está el logro de una mayor cosecha, que el Gobierno espera alcance un récord de 145 millones de toneladas de granos.

"No solamente complica la decisión de compra (de los productores), pero más que todo la decisión de inversión de las compañías; podríamos invertir muchísimo más", señaló Ballestrero.

Según el ejecutivo, Agco "podría traer productos nuevos" al mercado argentino. Destacó que la compañía posee un enorme portafolio de productos a nivel mundial, al margen de los que ya tiene aquí. En esta línea, reflexionó: "No sé quién viene después (en referencia a las elecciones)". Y se interrogó en referencia a una eventual incorporación de más productos: "¿Y si el mercado se cierra"?

Durante el gobierno anterior, se pusieron restricciones a la importación de maquinaria agrícola y la mayoría de las firmas multinacionales se vieron obligadas a ensamblar productos en el país para poder vender.

En tractores, con sus marcas Massey Ferguson y Valtra la compañía tiene un promedio de 28% de componentes locales, con modelos que superan el 40 por ciento y más. Cuando un modelo es nuevo no es elevada la proporción nacional, pero eso se va incrementando en la medida que se desarrollan los proveedores locales de componentes.

La empresa ha invertido más de US$2 millones en un dinamómetro que, entre otras variables, evalúa las emisiones de los motores electrónicos. En Brasil ya hay una norma sobre emisiones para maquinaria agrícola funcionando (empezó para los equipos de más de 100 caballos y ahora ya está también para los de menos de esa potencia), y en la empresa prevén que es un tema "que se va a venir en la Argentina". En el país la firma también desembolsó US$1,5 millones para la producción de tractores de potencia media con una nueva plataforma.

Más allá del factor político sobre las decisiones de inversión de compañías de esta envergadura, cuando se trata de las compras de equipos por parte de los productores el ejecutivo sostiene que el crédito será clave para la performance final de las ventas este año. Para Ballestrero, está el estímulo de la buena cosecha, pero el crédito sigue siendo "escaso".

"El crédito es el 90% del secreto del éxito o no este año (de las ventas de las empresas). Y el tema político es otro 10%", dijo. Luego añadió: "Tiene que haber una visión claramente de crédito hasta fin de año establecida, con un volumen (de fondos); tiene que ser un programa con un monto determinado y una partida presupuestaria aprobada".

Para Ballestrero, se necesita una "vision" sobre el crédito para el sector
Para Ballestrero, se necesita una "vision" sobre el crédito para el sector Crédito: Archivo/Agco

Contratistas

Ballestrero señala que hay bancos de primera línea que apuntan a un segmento ABC1 de productores para, por ejemplo, financiarles la venta de insumos, pero ese estrato no adquiere una cosechadora. Eso, en cambio, lo hace el contratista al que ese banco no estaría contemplando, según el ejecutivo. "El 90% de las cosechadoras la compra el contratista y el 90% no tiene un campo; no le interesa al banco de primera línea prestarle. Hay grandes contratistas, pero en un gran porcentaje tienen una, dos cosechadoras y un campito de 20 hectáreas. Patrimonialmente a las máquinas las debe y muchas veces no tiene su carpeta crediticia actualizada", apuntó. Por ello, el ejecutivo destacó que debe haber una "visión" sobre el crédito.

Quizá para paliar esa dificultad, en los últimos años ha crecido la importancia en el financiamiento a productores y contratistas de las propias compañías financieras de las empresas de maquinaria agrícola. Agco tiene la suya. Para Ballestrero, en cierto modo eso "suplanta" la escasez de financiamiento en el mercado.

"Hacía 30% de mis ventas a través de mi compañía financiera y hoy estamos en 60/65% de las ventas", contó.

En su opinión personal, el productor va a seguir incorporando tecnología para ser más eficiente. "La Argentina sigue siendo un país donde el agricultor es de primera y va a seguir exigiendo tecnología", remarcó.

"Hay márgenes más chicos, ventanas más chicas de siembra que indican que tenés que ser más eficiente, especialmente en la Argentina, donde todavía el tema de las retenciones que parece que salía (por su finalización) me parece que no va a salir", dijo.

Pese a que el Gobierno indicó que las retenciones de $4 y 3 pesos por dólar exportado se terminarán en diciembre de 2020, Ballestrero cree que seguirán más allá de esa fecha.

"No veo que el Gobierno pueda sacar recursos de otro lado. Independientemente de eso, el productor tiene que ser cada vez más eficiente", analizó.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.