No se ve, pero se siente: el riesgo soja se instaló en el mercado

Hace tiempo que el productor duda del ambiente micro económico, y no ha vendido lo que se suponía que iba a vender
Hace tiempo que el productor duda del ambiente micro económico, y no ha vendido lo que se suponía que iba a vender
Pablo Adreani
(0)
27 de abril de 2019  • 01:30

La suba del dólar y el riesgo país que se amplificó durante esta semana son hoy los principales factores de mercado que están influyendo en las decisiones de venta por parte del productor. Estamos viendo la punta del iceberg con una paridad peso/dólar en 46,3 y con un riesgo país cercano a los 1000 puntos. Sin embargo ya hace tiempo que el productor duda del ambiente micro económico, y no ha vendido lo que se suponía que iba a vender durante el primer trimestre de 2019.

Mi análisis previo de liquidación de divisas proyectaba para el trimestre enero-marzo un total acumulado de US$5250 millones. La realidad nos mostró que finalmente se liquidaron US$4188 millones, una merma de US$1062 millones respecto de la esperanza del Gobierno. Otro dato que no es menor, con casi el 55% de soja ya cosechada, la oferta de disponible no aparece, no se ve el riesgo soja pero se siente en la fuerte caída de la oferta de grano por parte de los productores.

Una lectura básica y elemental, si en plena cosecha de soja la oferta no aparece, debemos presuponer que una vez culminada la misma el productor se sentará arriba del silobolsa y mirará la película dólar, tasa y riesgo país desde la platea. Todavía no terminamos abril y las variables del negocio desbocadas ya impactan de lleno en la estrategia comercial.

¿Qué productor va a vender soja en un momento donde el dólar acumula una suba del 8% en los últimos 7 días hábiles? Con esta tendencia de aumento del dólar del 1% diario, es obvio y cae de maduro que cuanto más demora el productor en vender la soja, mayor precio obtendrá por su cosecha.

El mismo análisis va para el resto de los productos, trigo y maíz, que verán afectados también el ritmo de ventas por parte del productor. Habrá menos oferta de mercadería disponible y los exportadores no podrán liquidar las divisas para enfrentar los pagos. Así se genera un círculo vicioso no positivo para el ambiente micro y macro económico en el país. La situación será muy grave si el productor retiene mucho más de lo esperado por el Gobierno. El ingreso de divisas se podrá ralentizar a niveles mínimos, retroalimentando la suba del dólar por la menor liquidación.

En este escenario es ilusorio pensar en alguna baja de los mercados, principalmente en lo que respecta a la soja. La industria aceitera está muy activa comprando soja desde que comenzó la cosecha y ya se han visto esta semana precios pagados en procedencia con importante bonificación en los fletes, para mejorar el precio y tentar al productor a que venda.

Con el dólar desbocado no hay valor de referencia en pesos que puedan dar los compradores, salvo cotizando en dólares y achicando los días de pago para disminuir el riesgo de volatilidad de la divisa. Si el Gobierno quiere que el productor no retenga ante la incertidumbre cambiaria, puede permitir el pago y transferencias en dólares de las operaciones que pacte el productor.

El autor es fundador de GurúMarket

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.