No tratarían de quebrar las barreras

(0)
28 de febrero de 2004  

SAN PABLO.- El sector azucarero brasileño considera que ya no tiene más espacio para crecer en los mercados externos, a no ser mediante presión para eliminar barreras en el seno de los tratados comerciales. Sin embargo por ahora, por motivos estratégicos, Argentina no estaría entre los mercados a los que Brasil intenta ingresar.

La Unión de la Agroindustria Canaviera de San Pablo (Unica) cree que a partir de ahora serán vanos los intentos por conquistar más mercados, más aún considerando la fuerte competencia de la India y Australia en el mercado internacional, que está reduciendo el precio.

Los expertos creen hay riesgo de presión para que Argentina levante su arancel de 20%, pero no en el plazo inmediato. La diplomacia brasileña sabe que no es el momento político para intentar quebrar barreras comerciales con el país, justo cuando el país vecino apunta a conquistar el liderazgo regional.

Por ello el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva está apoyando o fomentando la autolimitación de sus sectores privados, para que no inunden la Argentina y así evitar roces en el seno del Mercosur.

El azúcar es el único producto "no mercosurizado". Es decir, que no cuenta con una escala de reducción de impuestos a la importación para poder entrar libremente a la Argentina.

Las discusiones diplomáticas sobre el tema terminan siempre en la nada, y hoy es casi un tabú en la negociación comercial. La Argentina alega que el azúcar brasileño es subsidiado a través del programa de producción de alcohol con caña, que da subsidios al productor que luego puede transformar esa caña en azúcar si le conviene más. Y ésta política no va a ser abandonada por Brasil, porque fomenta así un combustible barato, que no contamina y es mercadería de exportación.

La discusión entre los dos socios comerciales termina siempre en la misma "solución salomónica": Brasil sigue produciendo su azúcar indirectamente subsidiado por el alcohol, y la Argentina mantiene su impuesto al azúcar importado.

Sin embargo el año pasado un episodio hizo temblar a los productores argentinos: la admisión temporaria por parte de Arcor de azúcar brasileño para sus líneas de productos de importación.

La operación habría generado una polémica entre los azucareros, y despertado interés de otros grupos brasileños por el país, como el Grupo Cosan, el mayor productor mundial, que estaría evaluando instalarse en el país, aunque por los feriados de Carnaval no se pudo confirmar la versión.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.