Para Carclo, un fin de año sin pan dulce