Paro en los puertos cerealeros: la promesa de los exportadores para terminar el conflicto