Opinión. Peso mínimo, crónica de un fracaso anunciado