Piden protección para los cultivos autóctonos

Impulsan la idea de "variedad derivada"
(0)
1 de diciembre de 2001  

Un diputado nacional justicialista, el cordobés Eduardo Di Cola, aseguró durante la Jornada "UPOV 91, una herramienta para el desarrollo del agro", que "la introducción del concepto de variedad esencialmente derivada es la innovación más importante del acta UPOV de 1991 y su inclusión en la legislación es imprescindible para cualquier país que desee fomentar, proyectar y asegurar la inversión en la mejora vegetal clásica en el futuro".

Con relación a este tema observó que "si la legislación nacional incorpora el concepto de derivación esencial, las variedades genéticamente modificadas que utilicen variedades previamente desarrolladas en condiciones locales deberán tener la autorización del dueño de la misma para poder difundir la tecnología".

De esta manera se promociona y premia el desarrollo de la investigación local.

Además, recordó que el sistema de protección de obtenciones vegetales previsto en el acta anterior no contempla esta figura.

Por otra parte, Di Cola indicó que la adhesión de la Argentina al acta UPOV 91 "reforzará y complementará el marco legislativo que protege al sector vinculado con la producción de semillas, actuando como un incentivo a quienes contribuyen con su esfuerzo personal y económico a esa rama de la producción agropecuaria nacional, redundando en un significativo beneficio para la economía nacional en su conjunto".

El legislador cordobés remarcó que "sólo aprovechando en toda su eficiencia el adelanto tecnológico, la Argentina podrá recuperar la ventaja competitiva que le otorgan sus potenciales condiciones naturales".

Nuevas normas

Por su parte, el vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Manuel Otero, afirmó -durante el cierre de la Jornada "Acta UPOV 91, una herramienta para el desarrollo del agro"- que "nuestro país debe estar abierto a la discusión de las normas supranacionales para la protección de las obtenciones vegetales, las cuales deben ser adoptadas en la medida en que beneficien a los productores locales".

Otero destacó, asimismo, que "como organismo tecnológico, el INTA le da una gran importancia al desarrollo de tecnologías genéticas".

Añadió que esta "relevancia está demostrada por la alta cantidad de variedades desarrolladas por el INTA, situación que lo posiciona como la empresa con mayor número de variedades registradas del país".

"El desarrollo de obtenciones vegetales es un insumo fundamental para superar la crisis que actualmente atraviesan los productores, ya que contribuye a mejorar la competitividad del sector agrícola", afirmó el vicepresidente del INTA.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.