Por la devaluación del peso, la soja subió un 5,2% en la Bolsa de Rosario

Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
30 de junio de 2018  

"Hacía tiempo que no se daba una jornada tan interesante y con tanto movimiento en el mercado físico", contó a LA NACION un operador, tras una rueda que dejó como resultado un aumento del 5,2% del precio de la soja disponible en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), donde el factor alcista excluyente fue la devaluación del peso frente al dólar, que ayer fue del 2,7%, al pasar la paridad de 28 a 28,75, según el tipo de cambio comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

La tónica alcista de la rueda quedó clara desde su inicio, con una primera oferta abierta de la demanda que se ubicó en 8000 pesos por tonelada para la soja con entrega inmediata sobre las terminales del Gran Rosario, con una suba de 300 pesos respecto de anteayer. Sin embargo, en el recorrido de las propuestas el valor alcanzó los 8100 pesos, un nivel donde se encontraron "relativamente" cómodos compradores y vendedores.

"Las fábricas aprovecharon el margen que les brindó el mercado cambiario y cierto entusiasmo generado entre los vendedores para cerrar la mayor cantidad de contratos, tanto por nueva mercadería como por fijaciones", señaló una fuente del sector comercial, que calculó en 200.000 toneladas el volumen de soja al que se le puso precio durante la rueda.

Agregó que si bien se escucharon propuestas por hasta 8300 pesos para la soja con entregas diferidas hacia octubre/noviembre, la coyuntura de la rueda hizo que, a diferencia de lo visto el jueves, el interés de las partes se concentrara sobre la oleaginosa con descargas cortas.

El contraste con la fortaleza de los precios en el mercado físico fue el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los contratos julio y noviembre de la soja resignaron US$1,70 y 0,30 tras terminar la rueda con ajustes de 280,30 y de 296,70 dólares por tonelada.

Para el maíz argentino ayer también hubo buen clima de negocios en la BCR. Las ofertas por cereal con entrega inmediata crecieron de 4250 a 4300 pesos por tonelada, pero también hubo propuestas en 4400 pesos por grano con descarga contractual (dentro de los 30 días), sin descarga. Según fuentes del mercado, también como en el caso de la soja, la rueda fue muy activa en cuanto a negocios, "con cerca de 50.000 toneladas comercializadas".

En los puertos del sur de Buenos Aires los exportadores pagaron 4300 pesos por tonelada de maíz para Necochea, 100 pesos más que anteayer, mientras que para Bahía Blanca la transición fue de 160 dólares a 4500 pesos por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 4000 y 4350 pesos por tonelada de maíz seco, según calidad, procedencia y forma de pago de la mercadería.

En el Matba el maíz se negoció con altibajos, dado que mientras la posición julio bajó US$1,70, tras cerrar con un ajuste de 153 dólares por tonelada, el contrato septiembre sumó US$0,30 al quedar con un valor de 162,30 dólares.

Para el trigo argentino la jornada resultó calma. Los exportadores volvieron a proponer 5950 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y 225 dólares para Bahía Blanca, sin variantes. Por el grano para las entregas entre diciembre y enero las ofertas se mantuvieron entre 175 y 178 dólares por tonelada.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 5750 y 6900 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba, la posición julio sumó US$2,50 y cerró con un ajuste de 246,50 dólares por tonelada, mientras que el contrato enero cayó US$3,30 y concluyó la jornada con un precio de 181,20 dólares.

Sin recuperación

Para la soja estadounidense la suerte no cambia. Ayer sus precios volvieron a caer en la Bolsa de Chicago y sumaron así la quinta semana negativa seguida. Al cierre de los negocios, las pizarras mostraron quitas de US$1,01 y de 1,20 sobre los contratos julio y agosto, cuyos ajustes fueron de 315,45 y de 317,28 dólares por tonelada. En el balance del segmento comercial, estas posiciones resignaron un 4,03 y un 4,06% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 328,68 y de 330,70 dólares.

Ayer el USDA informó que la superficie sembrada con soja 2018/2019 en Estados Unidos alcanzó los 36,24 millones de hectáreas y que superó los 36,01 millones previstos por el organismo a fines de marzo. En cuanto al stock al 1º de junio, lo relevó en 33,24 millones de toneladas, cerca de los 33,34 millones previstos por el mercado, pero un 26,44% por encima de los 26,29 millones vigentes a igual fecha de 2017.

El balance de la rueda fue positivo para el maíz en Chicago, dado que las posiciones julio y septiembre sumaron US$2,07 y cerraron con ajustes de 137,89 y de 141,53 dólares. Sin embargo, el saldo semana fue negativo por quinta vez consecutiva. En efecto, los contratos indicados resignaron un 1,96 y un 1,91% frente a los precios vigentes el viernes anterior, de 140,64 y de 144,28 dólares.

Ayer, el USDA indicó que se sembraron con maíz 36,07 millones de hectáreas, por encima de los 35,62 millones previstos a fines de marzo. Las existencias al 1º de junio en EE.UU. fueron relevadas en 134,78 millones de toneladas, por encima de los 133,81 millones previstos por los operadores y de los 132,82 millones vigentes un año atrás.

La cosecha de trigo caería un 15,5% en Rusia

  • En su reporte mensual, la consultora rusa SovEcon redujo ayer de 73,1 a 72,5 millones de toneladas su proyección sobre el volumen total de la cosecha de trigo de Rusia durante el presente año, producto del clima adverso para los cultivos, según informó la agencia Reuters. La nueva estimación quedó un 15,5% por debajo de los 85,8 millones de toneladas de trigo recolectados en 2017. Cabe recordar que en su último informe mensual, el USDA calculó en 68,50 millones la producción rusa y en 35 millones su saldo exportable.
  • Además del clima seco que perjudicó los cultivos en el sur de Rusia y del frío extremo que restringió las labores en Siberia, la menor siembra de trigo de primavera fue el otro factor que condicionó la cosecha, según SovEcon. Tan es así que prevé el área cubierta "más baja en 50 años", al sumar 12,3 millones de hectáreas, frente a los 13 millones del ciclo precedente.
  • Según el Ministerio de Agricultura de Rusia, la superficie cubierta con trigo de primavera fue de 12,2 millones de hectáreas, un 7,4% menos que un año atrás. En Siberia el área implantada con el cereal bajó unas 700.000 hectáreas.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.