Por la mejora de precios, en junio pasado los tamberos cobraron apenas por debajo de sus pares de EE.UU.