Precios: siguen los vientos a favor

Por Pablo Adreani Para LA NACION
(0)
24 de mayo de 2003  

La suba de los mercados en las últimas semanas les dio a los productores un ingreso adicional y potencial de US$ 300 millones.

Si los números cerraban dentro de la lógica a fines de abril, hoy, con el aumento que se ha registrado en el precio de casi todos los commodities agrícolas, se puede suponer que los ingresos resultan sustancialmente mayores en la medida que las ventas se efectivicen.

De lo contrario, se estaría ante una ganancia virtual que será real el día que el productor venda en forma física su producción. No por obviar el tema de la presión impositiva se deja de reconocer que la misma existe, como las cosas malas, en el campo el productor siempre aprende a convivir con ellas.

Insumos

En término de insumos, los US$ 300 millones equivalen a las semillas necesarias para sembrar 5 millones de hectáreas de maíz, 15 millones de hectáreas de trigo y 10 millones de hectáreas de soja (en estos dos últimos casos asumiendo que el productor compra la semilla o al menos paga la correspondiente regalía tecnológica).

Equivalen también a la aplicación de glifosato en 15,3 millones de hectáreas (con el glifosato a precio de presunto dumping proveniente de China se podría aplicar 1 millón de hectáreas más).

En términos globales, los US$ 300 millones que ganaron los productores en estas últimas tres semanas son suficientes para afrontar los costos de producción totales para sembrar 2 millones de hectáreas de maíz y 3 millones de hectáreas de soja, y poder comprar, además, 15.000 camionetas.

Así se podría continuar graficando el impacto que puede tener la suba de los precios en varios rubros de toda la cadena agrocomercial.

El hecho concreto es que hoy el productor le está sintiendo el gusto a la suba, y todo va bien mientras los mercados sigan alcistas.

Hay que tomar conciencia de que las subas que se están produciendo hoy en los precios internacionales son producto de la coyuntura estadounidense, si bien el balance de oferta y demanda mundial de cereales y forrajeros continúa siendo muy ajustado.

Escasas existencias

En cambio, para la soja, la firmeza se relaciona directamente con un ajustado volumen en las existencias internas en los Estados Unidos, sumado a la posición de los fondos y a un clima que no acompaña el normal desarrollo de las siembras.

Si se toma el último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en sus siglas en inglés), los farmers podrían cosechar casi 78 millones de toneladas de soja en la próxima cosecha 2003/2004.

Al agregar la producción de Brasil, que podría llegar a los 54 millones de toneladas, y la de la Argentina, que alcanzaría los 37 millones de toneladas, siempre hablando de la campaña 2004, se puede llegar entonces a hablar de un volumen de producción total de soja en el nivel mundial de 204 millones de toneladas. Este es un récord histórico absoluto.

La respuesta para conocer el futuro comportamiento del mercado la tendrá, entonces, el nivel de demanda que se proyecte y a partir de ahí el posible nivel de las existencias finales.

El autor es analista de mercados y director de AgriPac Consultores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.