Promoción para orgánicos

Por Claudio Sabsay Para LA NACION
(0)
30 de noviembre de 2002  

El mercado ecológico se presenta como una inmejorable oportunidad de negocios para los productores orgánicos argentinos, que actualmente tienen una participación marginal en el comercio internacional: exportan algo más de US$ 35 millones en el marco de un flujo comercial global de US$ 26.000 millones en la temporada pasada.

Para incrementar la oferta argentina en un mercado orgánico que muestra tasas de crecimiento constante en las últimas décadas y que, según algunos analistas, alcanzará los US$ 150.000 millones al finalizar la década, es necesario desarrollar una estrategia integral de comercio exterior para productos orgánicos.

Sobre la base de las ventajas comparativas y competitivas que posee nuestro país es indispensable crear una neoinstitucionalidad que nazca del aporte de las fuerzas del empresariado ecológico. En este marco, el Estado debe transformarse en soporte logístico del sector privado poniendo a su servicio todo su background, infraestructura y presencia institucional en organismos multilaterales.

A partir de esta naciente sinergia entre el sector público y privado local debe considerarse al Mercosur como plataforma natural de lanzamiento de propuestas para la OMC, como la apertura del nomenclador arancelario, a fin de diferenciar a los productos orgánicos de los convencionales y así darles un tratamiento arancelario diferenciado en función de los beneficios que aportan no sólo a la salud, sino también en la conservación del medio ambiente y los recursos naturales.

Como estrategia de comercialización debería establecerse un programa nacional de exportaciones orgánicas. Este debería contar con un presupuesto acorde con los objetivos y metas definidos, y a tal fin un mecanismo atractivo podría ser un pequeño aporte porcentual de los exportadores que se sume a un aporte semejante del Estado. Los recursos de este fondo deberían aplicarse fundamentalmente en tres actividades: investigación de mercados seleccionados, investigación adaptativa en producción y poscosecha de diferentes productos detectatos como de demanda insatisfecha, y en promoción y marketing internacional para la penetración de la oferta argentina en el mercado mundial.

Algunas de las acciones que deberían desarrollarse para instalar la imagen en los mercado meta serían: crear un isologotipo para distinguir a los alimentos argentinos de sus competidores, establecer un único sitio de Internet con noticias agroecológicas argentinas, con links de las empresas exportadoras; contratar espacios en góndolas de cadenas minoristas en localizaciones claves, de acuerdo con el resultado de las investigaciones de mercado, con el fin de agrupar los productos argentinos. Además, debe institucionalizarse un ámbito a escala regional para el desarrollo de políticas públicas homogéneas.

El autor es vicepresidente segundo del Banco de Inversión y Comercio Exterior.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.