Renovado empuje para la producción de alimentos orgánicos

Cuenta con 3 millones de ha certificadas
(0)
22 de diciembre de 2001  

CORDOBA.- Los cultores de la agricultura orgánica argentina interpretan que han adquirido mayoría de edad y están convencidos de que a corto plazo van a ser protagonistas de un boom espectacular. Justifican su entusiasmo en los tres millones de hectáreas que ya se han certificado, la segunda mayor extensión en el mundo colocada bajo los parámetros que rigen la producción libre de contaminantes químicos o procesos de modificación genética.

"Vamos a dar un salto muy grande: en los últimos tres años estuvimos creciendo fuerte y esperamos una explosión en el próximo año y medio por esa cantidad de ha certificadas", pronostica Rodolfo Tarraubella, presidente del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO). El dirigente habló con LA NACION en San Marcos Sierra, un pequeño poblado del noroeste cordobés en el que se organizó un encuentro nacional para analizar los problemas que enfrenta el sector.

Un vasto programa de conferencias y talleres permitió que los participantes no se guardaran nada, ni de sus expectativas ni de los obstáculos que tienen que superar. Se escuchó hablar de todo: de malezas y "buenezas", de la falta de apoyo a la investigación y de prejuiciosas actitudes en el Conicet, del "versus" que separa a la agricultura orgánica de la siembra directa, de sustentabilidad o a partir de cuántas hectáreas una explotación orgánica es extensiva, por citar algunos de los temas por los que se trajinó durante tres días.

Nuevo impulso

El encuentro sirvió también para darle un nuevo envión organizador al movimiento de productores orgánicos. Avanzará sobre la regionalización, esto es, abarcando a todo el país. Su primer fruto será la Regional Córdoba, en Villa Allende, según informó su promotor, el ingeniero Daniel Ortega. "Córdoba es un gigante dormido en agricultura orgánica", asegura.

Por cierto, los más de 300 asistentes encontraron propicia la ocasión para abrevar en las fuentes. No fue casual que en un momento dado uno de los asistentes pidiera recordar a George Harrison, fallecido unas horas antes. El homenaje se hizo con "un minuto estético" escuchando al legendario grupo de Liverpool interpretar "Something". "En Los Beatles muchos de nosotros encontramos la inspiración para luchar por un mundo mejor", dijo quien solicitó memorar al extinto. Los impulsores de la agricultura orgánica subrayaron que "no es una moda, sino una tendencia imparable".

Otro de los pioneros del MAPO, Marcelo Pais, luego de destacar que forjaron a pulmón el movimiento, señaló cuánto representa el sector hoy.

Europa exhibe uno de los mejores desarrollos. Austria tiene el 10,09 por ciento de sus tierras en agricultura orgánica; Suiza, el 6,7; Finlandia, el 5,6; Alemania, el 3,2 (un programa oficial le pone una meta para el 2010: 20 por ciento del total de hectáreas agrícolas), e Inglaterra, el 2,1 por ciento.

Italia tuvo "un crecimiento explosivo": 980.000 hectáreas son orgánicas y está orillando el 10 por ciento de su superficie productiva con 60.000 establecimientos, en su mayoría familiares, ilustró Pais.

Pero las mayores extensiones están en Oceanía y América. Australia tiene certificados alrededor de 7,6 millones de hectáreas y Estados Unidos, 1,8 millón, lo que significa el 1,4% de sus tierras en producción. La Argentina se colocó en la rampa de lanzamiento del desarrollo del sector. En 2000 habían obtenido certificado de orgánicas 2.800.000 hectáreas. Se estima que este año pasaron la barrera de los 3 millones. Una buena parte está en la Patagonia, donde se necesitan grandes extensiones por su baja productividad.

Sin embargo, esa cantidad de tierras no traduce todavía todo su potencial. Las exportaciones argentinas apenas redondean los 40/50 millones de dólares. Un modestísimo 0,22 por ciento del comercio mundial.

Aunque les cuesta hablar todavía de "mercado", los agricultores orgánicos compararon el peso de la actividad en la economía de otros países: en Estados Unidos los orgánicos mueven ventas por US$ 8000 millones de dólares; en Alemania, US$ 2500 millones; en Japón, US$ 2500 millones, y en Francia, 1250 millones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.