La suerte de las empresas familiares se juega en saber. Repartir y crecer