Sangre nueva para el negocio ganadero

Mediante pasantías rentadas realizaron investigaciones acerca de mercados, genética, producción e industria frigorífica
(0)
30 de noviembre de 2002  

La historia comenzó hace un año. Por primera vez en el país decidían trabajar juntos para un seminario sobre ganados y carnes una universidad, una asociación de criadores y una empresa privada. Había objetivos muy parecidos: que las prácticas agropecuarias se hicieran lo mejor posible.

Fueron sus actores la Universidad Católica Argentina (UCA), la Asociación Argentina Criadores de Hereford, y Carnes Hereford SA.

En la mente de la entidad ganadera venía germinando desde hace tiempo la idea de difundir en forma masiva las características de la raza. Y al mismo tiempo, la casa de altos estudios planteaba el interés de trabajar en conjunto.

Así se llegó al seminario de 2001, tras el cual se decidió evaluar entre los estudiantes del último año y los graduados nóveles, de carreras afines y de distintas universidades, que participaban del cónclave, para adjudicar 10 pasantías rentadas.

Los pasantes trabajaron durante un año "in situ" en cuestiones como mercados, genética, cría, invernada y frigoríficos, guiados por los "tutores", que eran docentes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCA.

Las pasantías fueron solventadas por los establecimientos que les dieron cabida con la colaboración de los impulsores del seminario.

El momento más esperado ocurrió días pasados, cuando en oportunidad del II Seminario Hereford-UCA se conocieron los contenidos de los trabajos, avalados y complementados por un panel de referentes del sector.

El encuentro se realizó en el salón auditorio San Agustín, de la UCA, en esta capital, y participaron más de 400 personas entre estudiantes (unos 250), docentes, técnicos, profesionales y productores.

Asombro

Las presentaciones causaron asombro entre los productores que asistieron. "Todos aprendimos un poco más o ampliamos lo que ya sabíamos", dijo el presidente de Hereford, Carlos Reyes Terrabusi.

Señaló que en algunos casos hubo información muy buena que era desconocida, como por ejemplo un muestreo sobre distintos tipos de comercialización que hacen los productores.

Para Reyes Terrabusi, fue muy importante la interacción con los productores que formaron los paneles que tenían que ver con los distintos sectores analizados. "Se complementó la sangre nueva con la experiencia", destacó.

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCA, Carlos Pacífico, aclaró que la discusión de los temas que trataron los pasantes fue determinado de común acuerdo entre la casa de altos estudios y los representantes de la Asociación y de Carnes Hereford, "para que esta investigación sea útil al medio".

Sostuvo el docente que "con este tipo de actividades se le facilita al alumno la búsqueda de un lugar en su profesión".

Pacífico explicó a modo de ejemplo que en el exterior (por ejemplo en los Estados Unidos y Francia) las empresas se apoyan mucho en las universidades para desarrollar temas, como vinos, lácteos, etcétera.

Finalmente explicó que ya comenzó la preselección de pasantes para el próximo seminario, que se realizará en octubre de 2003.

Proceso integral

Los contenidos del seminario, en definitiva parecieron apuntar a responder este interrogante: ¿cómo se integra la cadena y cuál es la mejor manera de maximizar el beneficio de cada corte y de todos los integrantes de la cadena para llegar al producto con la calidad que exige la demanda?

"Se apunta a un proceso integral que arranca en la cría, pasa por la invernada, continúa en el procesamiento de la carne y llega finalmente al consumidor", fue la conclusión del coordinador del cónclave, Horacio La Valle, director de Hereford.

El dirigente y productor recordó que "tradicionalmente, los distintos integrantes de la cadena hablaban de intereses contrapuestos. Y esto sigue siendo así para buena parte de ellos".

A ello el seminario contrapuso una "visión más moderna, como es imaginar que uno no está en el negocio del ternero o del novillo o de la vaca o del toro o del frigorífico. No, uno está en el negocio de venderle carne al consumidor, ésa es la concepción que el seminario ayudó a reforzar".

En ese sentido ejemplificó que "así, el criador producirá terneros que le sean útiles al invernador para que, a su vez, termine los novillos que satisfagan al consumidor. Estamos todos en el mismo negocio".

Premios y castigos

  • El coordinador del seminario, Horacio La Valle, ponderó la importancia que la investigación realizada por los pasantes le dio al concepto de calidad. "Si uno trabaja prolijamente en cada etapa se puede tener mayor previsibilidad acerca del producto final. Quedó demostrado cómo influye el trato que se les da a los animales a lo largo de su vida y en el momento de la carga, el transporte y la faena. En definitiva, la calidad será recompensada con un precio acorde con ella. Es un régimen de premios y castigos", explicó.
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.