Satélites que orientan a la producción agrícola

Lowenberg-DeBoer disertó sobre la tecnología de precisión
Lowenberg-DeBoer disertó sobre la tecnología de precisión
(0)
26 de agosto de 2000  

CORDOBA.- El ritmo de adopción de la agricultura de precisión con asistencia de satélites será más "lento y desparejo" en comparación a la rapidez con que se incorporaron otras tecnologías agrícolas, como la mecanización, la siembra directa, los híbridos o las semillas genéticamente modificadas, pero lo mismo tendrá un gran protagonismo en la manera futura de producir, sentenció Jess Lowenberg-DeBoer, uno de los principales expertos de los Estados Unidos en la materia, durante una conferencia que ofreció en esta ciudad.

El visitante disertó ante unos 150 técnicos, productores, contratistas, empresarios y estudiantes que participaron de la denominada Jornada de Actualización organizada por el Proyecto de Agricultura de Precisión del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Manfredi y auspiciada por la empresa Novartis Argentina.

Lowenber-DeBoer es profesor del Departamento de Economía Agrícola de la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos) y director del Proyecto Agricultura de Precisión de esa casa de estudios.

Su exposición resultó una verdadera puesta al día con conceptos que desmitificaron el tema. Al mismo tiempo el disertante consideró pertinente aclarar, por ejemplo, que la inversión en agricultura de precisión, si bien fue prometedora, en los Estados Unidos es bastante más modesta que lo que se ha publicitado, lo cual no le resta entidad al proceso que está lanzado ni convicción a la certeza de que será una de las tecnologías que regirá el futuro de la producción agrícola del mundo.

Durante la conferencia se insistió mucho en emplear el viejo concepto de "manejo sitio específico de cultivos" para referirse al uso más concreto de la agricultura de precisión asistida por redes de satélites: sistemas de posicionamiento global (GPS); sistemas de información geográfica (GIS); monitores de rendimiento, y aplicación variable de insusmos (VRA) apelando a una definición tan simple como ilustrativa: "Consiste en lograr el manejo correcto en el lugar indicado y en el momento oportuno".

Puerta de entrada

Este adelanto tecnológico se emplea de manera corriente a través del uso de monitores de rendimiento instalados en las modernas cosechadoras y que permiten obtener una precisa radiografía de la tierra.

A través de estos instrumentos de presición es posible confeccionar mapas de rendimiento de cada punto del lote o del campo para establecer, con exactitud, su variabilidad y las causas que la provocan, entre otras cosas.

Durante la cosecha de 1998 en los Estados Unidos se utilizaron unos 25.000 monitores. Hoy en día este dispositivo pasó a formar parte del equipamiento básico de las cosechadoras que se venden en el país del Norte.

Lowenberg - DeBoer también brindó información acerca de la utilización de la dosis variable -que a veces se comporta con "buena rentabilidad y a veces no"- y de los banderilleros satelitales que se están popularizando en los Estados Unidos al igual que en la Argentina para las aplicaciones de agroquímicos, ya sea con equipos terrestres como aéreos.

Para dar una idea de las perspectivas de incorporación de la agricultura de precisión en los Estados Unidos, el disertante comentó que según encuestas realizadas entre productores de los Estados de Iowa, Illinois, Indiana y Wisconsin se espera que a corto plazo el monitoreo de rendimientos y la aplicación variable de insumos se comience a practicar en más del 45 por ciento de los establecimientos rurales de ese país.

Desafíos en la Argentina

El especialista estadounidense definió que el desarrollo de la agricultura de precisión en la Argentina enfrenta cuatro desafíos:

  • Capacitación de los operarios de cosechadoras para una adecuada recolección de datos de precisión (con GPS).
  • Entrenamiento de los técnicos para que logren interpretar toda la información que brinda este instrumental a fin de formular diagnósticos de situación y de saber identificar problemas en los campos.
  • Correcta adaptación de la tecnología a las condiciones imperantes en la Argentina.
  • Y, lo mismo que en los Estados Unidos, combinación de inversiones del sector público y privado para desarrollar investigaciones que permitan impulsar el empleo de esta nueva tecnología.
  • El experto señaló que una limitante para la incorporación de estos adelantos en la Argentina es la elevada tasa de interés para la adquisición de los equipos y que, para la producción, se ubica entre el 12 a 15 por ciento anual. "El crédito a largo plazo no es fácil de obtener en vuestro país", sostuvo, con cierta resignación, Jess Lowenberg-DeBoer.

    Una cuestión de costos

    El ingeniero Mario Bragachini, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Manfredi, anunció que desde el 1º de mayo la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha reducido el error inducido de la señal de los sistemas de posicionamiento global (GPS) de 100 a 5 metros.

    El técnico, coordinador del Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA, estimó que esta noticia allana la entrada al sistema de un número mayor de productores porque facilitará y abaratará las tareas que se concretan de manera mucho más eficaz con la asistencia de la agricultura de precisión. Luego Bragachini detalló que la realización de mapas de fertilidad se podrá efectuar con un equipamiento de GPS de 350 pesos más el software necesario.

    "Hasta el momento todo era mucho más caro y era indispensable estar abonado a sistemas de señales satelitales para geoposicionamiento."

    Su uso en la Argentina

    Según los datos difundidos por el Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi, hasta el momento, en la Argentina se utilizan unos 345 monitores de rendimientos, incorporados a las cosechadoras; 204 equipos con conexión a GPS; cerca de 200 banderilleros satelitales; 40 equipos aéreos y 90 terrestres.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.