Se firmó un acuerdo para exportar cerezas a China y la Argentina termina 2018 diversificando negocios a ese mercado

El embajador de China, Yang Wanming, y el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, rubricaron la firma por cerezas. Atrás, los presidentes Xi Jinping y Macri
El embajador de China, Yang Wanming, y el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, rubricaron la firma por cerezas. Atrás, los presidentes Xi Jinping y Macri Crédito: Presidencia
Fernando Bertello
(0)
2 de diciembre de 2018  • 15:51

Además de la formalización del nuevo swap de monedas con China y de proyectos para energía e infraestructura, la visita del presidente chino Xi Jinping, que vino al país por el G20 y en visita de Estado, dejó una serie de acuerdos que le permitirán a la Argentina incrementar las exportaciones de productos agroindustriales rumbo a ese mercado, que ya compra por casi US$4000 millones.

Hoy, en el encuentro donde el presidente Mauricio Macri recibió a su par chino, se firmó el último convenio que apunta en esa dirección. Por primera vez, y tras arduas gestiones que vienen desde 2012, el país podrá vender cerezas a ese mercado. El Gobierno viene remarcando desde hace meses, cuando veía a la vuelta de la esquina la posibilidad para las cerezas, que con la expansión a ese mercado podrían crearse unos 100.000 empleos en 10 años, favoreciendo a regiones productoras en la Patagonia y en la provincia de Mendoza. Las cerezas representaron en 2017 exportaciones por 5630 toneladas, con Estados Unidos y Hong Kong como principales destinos.

China es un fuerte consumidor mundial. En 2017, compró cerezas por 771 millones de dólares, el 31% del comercial global de este producto. Estados Unidos y Chile son sus principales proveedores. La Secretaría de Gobierno de Agroindustria, cuyo titular Luis Miguel Etchevehere acompañó a Macri en el encuentro con Jinping, destacó las oportunidades de la cereza argentina por su estándar sanitario, calidad, tamaño, color y dulzura, entre otros atributos. Etchevehere y el embajador de China en Buenos Aires, Yang Wanming, fueron quienes firmaron el acuerdo por las cerezas delante de los presidentes de ambos países.

Hace quince días, y después de que no pasara más de un mes de que China también habilitó su mercado para los arándanos, partió hacia ese destino el primer cargamento enviado por una empresa argentina.

El presidente Xi Jinping y Mauricio Macri en Olivos
El presidente Xi Jinping y Mauricio Macri en Olivos Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci

Según datos oficiales, de las compras por US$3596 millones en productos agroindustriales que China hizo al país en 2017, un 67% fue soja, 11% carne deshuesada congelada y 6% camarones y langostinos, entre otros productos. El objetivo oficial va apuntando a diversificar cada vez más la cartera a ese mercado más allá de la soja, producto que en otros años incluso superó el 90% de presencia en China.

En rigor, en lo que va de 2018 se fueron sucediendo otras noticias favorables. A China, que en carne vacuna se llevó en los primeros 10 meses del año el 53,7% de los embarques en volumen por US$652,1 millones, se logró ampliar el negocio a la carne bovina enfriada con y sin hueso y congelada con hueso.

Tras siete años, este año se volvió a exportar mandarinas a China y ese país retomó compras de aceite de soja luego de tres años. También se conoció que China se llevará semen bovino y embriones bovinos.

Hace unos días, en el marco del G20, Etchevehere rubricó con el embajador de China Wanming los protocolos para el ingreso a ese país de equinos en pie, además de la apertura para ovinos y caprinos de la Patagonia, cuyos protocolos para esas carnes venían negociándose desde 2012.

En el caso de equinos, China adquirió en 2017 animales en pie por 25 millones de dólares, con Alemania, Holanda, Australia y Nueva Zelanda como principales proveedores. La Argentina, que el año pasado exportó equinos por US$30 millones, buscará un lugar en ese lote de países.

En la semana, Etchevehere también rubricó un acuerdo con Sinograin, una empresa estatal china que comprará en 2019 entre 300.000 y 400.000 toneladas de aceite de soja. Además, se llevará para stocks públicos de 2 a 3 millones de toneladas de poroto de soja. Según el Gobierno, ambos negocios reportarán ingresos por entre US$1100 y 1500 millones de dólares.

En 2017, China adquirió, con 6,68 millones de toneladas, el 90% del grano de soja que exportó el país. Por la sequía que afectó al campo, para 2018 se estima que terminará llevándose algo más de 2 millones de toneladas. En tanto, para 2019, con buena cosecha si el clima lo permite, vienen circulando proyecciones de 16 millones de toneladas de poroto.

Para las empresas exportadoras, esa mayor venta estará impulsada porque al igualarse las retenciones al grano y sus subproductos -como el aceite y su harina- es más competitivo vender el grano para China que transformarlo. El Gobierno eliminó un diferencial del 3% que, según la industria, facilitaba el agregado de valor. En el Gobierno creen que el sector industrial ya está maduro y no necesita esa protección que, indican, en la práctica según los funcionarios era una transferencia de ingresos desde el sector de la producción.

Más allá de lo que ya se avanzó con China, quedará para otra oportunidad la posibilidad de que ese mercado también acepte adquirir harina de soja, algo que pide la industria local, y carne de cerdo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.