Rincón gaucho. Sedimentos de un mundo de trabajo ya extinguido