Sin avances entre EE.UU. y China, el precio de la soja bajó en Chicago

La posición noviembre perdió US$3,76 y cerró con un ajuste de 324,36 dólares por tonelada; la delegación china canceló visitas a campos de Montana y de Nebraska
La posición noviembre perdió US$3,76 y cerró con un ajuste de 324,36 dólares por tonelada; la delegación china canceló visitas a campos de Montana y de Nebraska Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
21 de septiembre de 2019  

Las reuniones preparatorias para el encuentro que los negociadores de Estados Unidos y de China tendrían el mes próximo en Washington no dejaron ayer datos alentadores para un mercado que lee cada palabra o cada silencio como un indicio del devenir de la guerra comercial en el futuro inmediato. Y ayer, las palabras y los silencios condujeron hacia un cierre bajista para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago.

"Estamos buscando un acuerdo completo. No un acuerdo parcial", dijo ayer el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro australiano Scott Morrison. Y agregó: "China ha comenzado a comprar nuestros productos agrícolas durante la última semana. Y en realidad han sido compras muy grandes. Pero eso no es lo que estoy buscando. Estoy buscando el gran negocio".

Tras estos dichos, la delegación de funcionarios chinos que participó de las reuniones con los negociadores estadounidenses canceló las visitas que durante la semana próxima haría a establecimientos agropecuarios de los estados de Montana y de Nebraska. Los funcionarios no hicieron declaraciones altisonantes. Solo avisaron la cancelación de los recorridos y el inmediato retorno a China.

Palabras y silencios. Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras de Chicago reflejaron quitas de US$3,76 y de 3,49 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos valores resultaron de 324,36 y de 329,41 dólares por tonelada. En la semana, estas posiciones resignaron un 1,78 y un 1,73% frente a los precios vigentes el viernes anterior, de 330,23 y de 335,20 dólares.

El nuevo traspié entre Estados Unidos y China, que se suma a una larga serie de desencuentros, generalmente propiciados por la verborragia de Trump, llegó un día después del dato positivo publicado por el USDA sobre las abundantes exportaciones semanales estadounidenses, entre las que ganaron relevancia las ventas a importadores privados chinos, con casi 600.000 toneladas, sobre un total de 1,73 millones de toneladas.

Tras el cierre bajista de los precios, ayer los operadores se cuestionaron si esas compras, que fueron una señal de buena voluntad china de cara a las negociaciones en curso, tendrán correlato en las próximas semanas o si otra vez habrá veda para la mercadería estadounidense. La incertidumbre hará su trabajo la semana próxima en un mercado que, nuevamente, leerá palabras y silencios para "armar" la pizarra con color verde o rojo.

Mercado local

En la plaza doméstica, tras la ola de rumores sobre cambios en los derechos de exportación que agitó las aguas anteayer, el mercado retomó la normalidad. Y frente a los 240 dólares a los que se concretaron negocios el jueves, la demanda de las fábricas bajó sus propuestas hasta los 235 dólares por tonelada para las entregas sobre las terminales del Gran Rosario. Solo frente a lotes importantes algunos compradores convalidaron entre 236 y 237 dólares.

En ese clima de voluntades contrapuestas entre las fábricas y los vendedores apareció la demanda exportadora con una oferta de 245 dólares por tonelada de soja para las entregas en octubre sobre el Gran Rosario y se quedó con cerca de 45.000 toneladas de la oleaginosa.

En su actualización semanal del reporte sobre carga programada de buques, ayer la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que entre el 18 del actual y el 10 del mes próximo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 622.000 toneladas de poroto de soja; desde Bahía Blanca, 384.000 toneladas; desde Necochea, 45.300 toneladas, y desde otros puertos, 61.000 toneladas.

Como sucedió en 2018, durante el último cuatrimestre del año habrá un importante tráfico de buques cargados con poroto de soja argentino. De lo despachado, entre un 80 y un 90% tendrán por destino China. Lo que sucedió ayer en Estados Unidos parecería garantizar la fluidez de los embarques argentinos.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.