Opinión. Sin reglas claras, es difícil que se invierta en el país