Sanidad. También hay que curar a los sistemas