Tecnología agronómica para el Noroeste

En Salta se vieron las novedades para la región en materia de insumos y maquinaria
(0)
30 de abril de 2004  

LAS LAJITAS, Salta.- En pocos años, una enorme porción de la selva tucumano oranense fue dejando paso al rentable cultivo de la soja y, en menor medida, al trigo y al maíz. Se trata de suelos de desmonte, aún poco "chacareados", trabajados con siembra directa.

En rigor, es una zona muy apta para la producción de granos gruesos y menos confiable para el trigo, que sólo es utilizado para mantener el suelo protegido en el invierno.

Así es como, en el departamento de Anta (donde se ubica Las Lajitas), a unos 200 kilómetros de la capital salteña, se concentran unas 230.000 hectáreas de soja (65 % de la producción provincial), unas 26 de maíz (55 %) y 109.000 de trigo (75 %).

Fue esta región la elegida para realizar una Unidad Experimental de Alta Producción (Uedap). Allí, la firma Monsanto, junto a otras empresas vinculadas a la producción y comercialización de insumos entre las que se encuentran Bayer, Bertini, Cestari, Claas, Agrinplex, Toyota, Profertil, Palou, Rizobacter, Sthil, Valtra y Mercobras, realizó una jornada de campo para mostrar los productos que se puede aplicar en esta región.

Los campos donde se realizan las Uedap son utilizados como modelos, para que los productores observen los resultados de la aplicación de insumos en cada zona.

Una pertinaz y tenue lluvia en Las Lajitas impidió la realización de las demostraciones a campo de las máquinas. Pero pese a las inclemencias del tiempo, pudo apreciarse la fugaz presencia del secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos, y a Jorge Ghergo, Alfonso Alba, Carlos Becco y Pablo Vaquero, de Monsanto.

Uno de los platos fuertes de la reunión fue la muestra estática. Se observaron los materiales genéticos de maíz de Monsanto (Dekalb), tanto colorados (flint) como los amarillos (dent) y sus variantes intermedios. En esta zona, los fitomejoradores apuntaron a buscar tolerancia a la "espiroplasma", la roya y el tizón.

"En esta región resulta conveniente contar con variedades de maíz que se puedan cosechar a lo largo de un período escalonado, de manera de no saturar la capacidad de las máquinas, ya que se pueden superponer las trillas de maíz y de soja", comentaron los técnicos. Este concepto resulta especialmente importante, si se tiene en cuenta que en esta región son frecuentes los campos de 2000-5000 y más hectáreas.

Maquinaria

La empresa Pla de pulverizadores se hizo presente con un modelo autopropulsado con túnel de viento que se utiliza para aplicar insecticidas y fungicidas en forma dirigida. Según los fabricantes, la velocidad del aire en la salida del túnel de viento es de 140 kilómetros por hora.

La firma Claas presentó su cosechadora Medion 310, con un sinfín "multidedos", cubierto de alta flotación de 80 cm de ancho y capacidad de descarga de 100 litros por segundo.

Valtra se hizo presente con un tractor de 126 HP al volante, "el mayor de la línea de tractores medianos", según un representante de la empresa. Posee caja automática, y viene en dos versiones: con cabina y aire acondicionado o con techo.

Cestari mostró una tolva de 18 toneladas con sistema de abertura en el piso para descargar granos en las rejillas de los almacenajes. Como complemento se pudo observar una balanza Hook con un administrador de cosecha que cuenta con los instrumentos necesarios para medir tipo de producción, totales de los volúmenes cosechados, etcétera. Complementó la muestra un extractor de silos bolsa de Palau, que se utiliza con la toma de fuerza del tractor o en forma hidráulica. Se mostró además un prototipo de embolsadora que trabaja por presión.

Las Uedap representan una innovadora forma de extensión de la tecnología agronómica para integrar a los productores agropecuarios con los proveedores de insumos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.