Temor por una plaga que ataca a los cítricos

Se llama Huanglongbing y ya está difundida en Brasil
(0)
24 de septiembre de 2005  

El Huanglongbing (ex Greening) es una de las enfermedades más importantes de la citricultura mundial y estaba circunscripta al territorio asiático y africano hasta que, en 2004, Brasil informó de su presencia en el estado de San Pablo.

La ingeniera agrónoma Norma Costa, directora técnica del laboratorio de Protección Vegetal y Biotecnología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de Concordia, e investigadora del tema, dijo que se corre el riesgo de que esta enfermedad se introduzca en el territorio argentino y ataque a los cítricos si no se toman recaudos sanitarios.

La científica precisó que la gravedad para la citricultura nacional reside en que, si bien en la Argentina no fue detectada la enfermedad, nuestro país cuenta en forma abundante con uno de sus transmisores: el psílido Diaphorina citri. Este insecto, relató, con el aspecto de una chicharrita de entre 3 y 4 milímetros, es capaz de portar en el cuerpo la bacteria causante de la enfermedad y transmitirla a las plantas sanas.

La especialista advirtió que la enfermedad también se transmite por el injerto de yemas contaminadas. "Sólo se necesita una entrada ilegal de material de propagación [varetas yemeras] o el ingreso del insecto vector portando la enfermedad para que ésta se propague."

La ingeniera Costa dijo que entre los síntomas del Huanglongbing (enfermedad del dragón amarillo, en chino), se pueden apreciar en los cítricos el amarilleo de las hojas generalmente en una rama o un gajo que se distingue de los demás no afectados. En cuanto al fruto, éste queda deformado y asimétrico, reduciéndose su tamaño y con las semillas abortadas.

"Internamente el fruto puede presentar diferentes grados de maduración: lados oscuros y amarillos en una parte, verdes en otras. En la cáscara pueden aparecer pequeñas manchas circulares color verde claro y en algunos casos el albedo [la parte blanca de la cáscara] se presenta con espesura mayor que la normal", precisó.

"Si bien organismos como el INTA, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y el Instituto Nacional de Semillas (Inase) ya se encuentran en estado de alerta respecto de este grave problema, es fundamental la capacitación de los técnicos en el reconocimiento del insecto transmisor de la enfermedad y en la detección de los síntomas."

Asimismo, la técnica del INTA Concordia destacó que son necesarias inversiones inmediatas para el equipamiento de los laboratorios e insumos.

Consecuencias imprevisibles

La directiva del INTA dijo que las consecuencias de la penetración de la enfermedad en la Argentina no son previsibles, pero aportó un artículo de la agencia Associated Press, donde relata la reciente detección de la enfermedad, con el nombre de Greening, en el estado de Florida, Estados Unidos, y una previsión de pérdidas por millones de dólares en la industria citrícola.

"El conocimiento que se tenga de la enfermedad permitirá evitar su entrada por las fronteras o detectarla en forma temprana. Hay que tener en cuenta que se cree que en Brasil habría ingresado en forma ilegal a través de material de injerto infectado y que los síntomas fueron confundidos por varios años con el CVC (clorosis variegada de los cítricos) y con deficiencias nutricionales", afirmó.

Para consultas y mayores datos acerca de la presencia de la enfermedad, Costa dijo que los interesados pueden dirigirse al Sistema Nacional Vigilancia y Monitoreo del Senasa, llamando a los teléfonos 011-4331-6041, interno 1713; escribiendo al e-mail: greening@sinavimo.gov.ar , o entrando en el sitio de Internet www.senasa.gov.ar .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?