Tiempo para agudizar el análisis en torno del valor del trigo

Se recomienda manejar la estrategia de venta
Se recomienda manejar la estrategia de venta
Pablo Adreani
(0)
5 de enero de 2019  • 02:40

Llegando a finales de la cosecha de trigo, con el 90% levantado de acuerdo con el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, ya se han recolectado 5,5 millones de hectáreas o su equivalente de 16,8 millones de toneladas. Y quedan por cosecharse cerca de 550.000 hectáreas o su equivalente de 1,8 mill./t. Con estos guarismos se llega a una producción total de trigo en un rango de 19 a 20 millones de toneladas. La exportación tiene compras declaradas por un acumulado de 8,8 millones, mientras que los molinos declararon 1,2 millones.

En el análisis global los productores ya llevan vendidos 10 millones de toneladas, casi el 50% de la producción total. Estamos a menos de una semana de que finalice la cosecha y cuando ello suceda muchos productores van a dejar el trigo en sus silos, focalizando su atención en la evolución de los cultivos de verano. Mientras tanto, el precio del trigo disponible continúa con tendencia muy firme, llegando esta semana al valor máximo de contrato de US$215 por tonelada.

La ecuación de muy buenos rindes y precios en suba provocaron una menor venta relativa con respecto al volumen final de producción y en, cierta forma, no lograron generar una mayor oferta por sobre la demanda. Es en estos momentos donde hay que reflexionar y estudiar muy bien que decisión tomar.

Si llegamos al final de la cosecha con el 50% de trigo sin vender, y esto es lo que va a suceder, significa que el productor es alcista. No descarto que el 99% de los productores que retienen el trigo y no lo venden esperan que el mercado suba; de otra forma por qué no lo venderían. Y aquí entramos en un tema principalmente cultural y sociológico. No siempre que el productor retiene y no vende implica que el mercado va a subir. Como ejemplo veamos lo que sucedió con la soja, productores que retuvieron pensando que el precio iba a subir, sentados arriba de más de 15 millones de toneladas, se encontraron con un mercado que perdió desde principios de agosto 42 dólares por tonelada.

Los productores venían de punto y de pronto saltó la banca, dejando arriba de la mesa US$630 millones. ¿Alguien puede tomar conciencia de semejante volumen de dinero perdido, en un momento donde la Argentina atraviesa una de las peores crisis económicas y financieras de toda su historia contemporánea?

Creo que se va entendiendo el mensaje, pero para aquellos que no lo han entendido voy a tratar de graficarlo con un nuevo ejemplo concreto y testigo, como es el caso del mercado de trigo. Los productores tienen 10 mill./t de trigo sin vender y no lo van a vender pues en su consciente individual y colectivo piensan o quieren que el mercado suba. Ahora bien, qué sucede si la principal demanda, léase los exportadores, no justifican sobrepagar el trigo disponible porque no hay oferta suficiente para armar una posición determinada. Se corre el riesgo de que el mercado entre en caída en seco y no por un problema de menor oferta, sino por el contrario, por la retracción de la demanda.

Esto mismo ha sucedido con la soja, la falta de demanda ante un mercado seco de oferta por el efecto negativo de la sequía provoco una retirada de los compradores por no haber volumen que justifique mejorar el precio. Y este fue el principal motivo por el cual la empresa Vicentin importó de los Estados Unidos 460.000 toneladas de soja, decidió sacrificar precio por volumen y pegar un solo golpe para llevarse casi medio millón de toneladas. Hubiera resultado muy difícil que Vicentin pudiera haber originado semejante volumen de soja en un mercado retraído ante el actual contexto de incertidumbre económica y financiera que vivía y se sigue viviendo en el país.

En el mercado de trigo puede suceder lo mismo, el precio se puede caer no por sobreoferta, sino por falta de demanda ante una oferta que se resiste a vender y a una demanda que no quiere comprar lo que no hay.

Recuerdo a los productores que tienen trigo que a principios de diciembre el trigo disponible tenía un precio de US$190 por tonelada y que el dólar se cotizaba a $37,3 (equivalente $7100). Hoy, en pleno final de la cosecha, el precio disponible llego a los máximos de US$215, con un dólar a $38,3 (equivalente a $8230). Las matemáticas no fallan y en el trading también dos mas dos es cuatro.

Reflexiones finales: hoy el productor puede vender el trigo disponible a US$215 por tonelada. Si no requiere el producto de esa venta, igualmente puede hacer la operación y, con el dinero líquido, comprar dólares. O bien, en el Matba, puede vender trigo julio, a US$229, y quedar totalmente cubierto frente a una potencial e inesperada baja del mercado. ¿Será por esto que el Matba marcó un nuevo récord, al llegar a negociar 44 millones de toneladas durante el 2018?

El autor es socio fundador de GuruMarket

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.