Tras la lluvia, en Brasil se aceleró la siembra