Tras la mejora en la humedad del suelo, la siembra de soja ya avanzó al 70,9% de la superficie prevista