Opinión. Trigo: la arquitectura de la escasez