Trigo: por qué hay zonas con súper rindes