Opinión. Un desafío inédito en la historia humana